Presentación

El Archivo de imágenes es una iniciativa del Instituto de la Villa del Ayuntamiento de Casabermeja con el objetivo de recuperar nuestra memoria y preservarla a través de un soporte digital que nos permita acceder a ella de manera fácil.
Con este proyecto se pretende recuperar la memoria histórica de Casabermeja a través de las fotografías, estas recogen la historia reciente, que aún perdura y  podrán hacerse consciente y compartirla con las generaciones presentes y futuras. Se recuperara visualmente la arquitectura popular, las costumbres y tradiciones que persistieron durante el siglo pasado y que nos han conformado como pueblo.
Por tal motivo, necesitamos vuestra colaboración para poder acceder a vuestras imágenes y fotografías. Es fundamental la colaboración de todos los ciudadanos de Casabermeja que tengan fotos antiguas.
El procedimiento consiste en que nos facilitéis vuestras fotos y personal técnico en audiovisual las digitalizara y os las devolverá en el momento.
Las imágenes en soporte papel, película, diapositiva, vídeo  o digital, se podrán recepcionar en la siguiente sede:

-          Ayuntamiento de Casabermeja:
Miércoles y Viernes de 8:30 a 14:00h

“LAS COSAS DE EL LUGAR”: El Melliso

Un ío del Melliso, - estaban en la tienda de Palasios, en la esquina-:
-Cómprame un martillo
-Chiquillo,… si no tengo.
-Anda, tome, déme Vd. un martillo pá el muchacho… otra ves le compraré la hos.
Estaban Frasquito Pino, “Valganverdaes”, y el Melliso ugando al subastao
Melliso:
-No porfíes, Frasquito, has ío a 80
Frasquito:
No, me puse a 75
-A los 75 habrías ganao; a los 80 habrías perdío… (No se oye bien)
.
Cuando se murió Colores y Villarrás, no se llevaron mucho tiempo. Un día, que se había muerto María, la hermana de Villarrás, que vivía en El Calleón, íbamos pá el campo y el Melliso iba diciendo:
-“Esta noche ha’stao la muerte conmigo: ya m’agarra, ya me suelta. Chiquillo, qué malita noche he pasao”: Tonteando, como siempre.
-Tan malo no estás.
¡Que no!, no ves como llevo el braso que me paresco a Cristobillas el de la Siega

Transcripción: Luis Torremocha

“LAS COSAS DE EL LUGAR”: Más sobre Salvaor El de Las Parras

Le daba bromas a la muer de Garsía…, su muer le desía “¡pá qué tienes que desirle tonterías a la muer esa! Estaba allí su Pepe, que había venío de Madrid y le dise: “Pepe, lo pues cundir por ahí, que es un poquito selosa.”

Se le cayó una burra una ves y se untaron unos pocos pá ayuarlo: le quitaron el serón y no se levantaba; le quitaron el apareo, y tampoco se levantaba, entonses dío Salvador: “pues ya lo que me falta es ir por El Canito pá que me la pele.”.

Compró otra burra de una casa de rapagones y estaba acostumbrá a que se casaran con ella. La primera noche que fue a echarle paa, la burra empesó a mascar, a mascar, y Salvaor: “si muer yo no vengo a eso…si yo no vengo a eso.”

Discutía con su muer, nieta de La Cuchilla, la muer má fuerte del Lugar. Salvaor era nieto de Salvaor Galacho, también con fama de ser un braso de mar. Salvaor le desía en la discusión: “¡si tu eres nieta de La Cuchilla!, ¡¡yo soy nieto de Salvaor Galán!!

Dicutió una ves con Fernández y fue la hermana Frasquita:
-T’has peleao con mi hermano, l’has dicho tal y cual...; tú eres un tonto, que es lo que eres…lo has sío siempre.”
-Bueno, porque tú pá encontrar un tonto tendrás que escular El Lugar, respondió Salvaor.

Uno de sus íos deó a la novia preñá… al padre de ella le sentó mu mal, andaba disparatando…
Savador que le dise a Miguel Cascales:
-¿Será capas de desirme a mi algo, algún disparate?, pué yo tengo la contestasión prepará.
-¿Y qué le vas a desir?
-Pué desirme “tu ío no ha tenío vergüensa,… pacá, pallá...”; yo le voy a contestar: “si ha pasao lo que ha pasao, tu ía no estaba mu leos”.

Transcripción: Luis Torremocha

“LAS COSAS DE EL LUGAR”:Pedro Mansilla y Frasquito Plasa en Barcelona.

¡Qué calma tenía Pedro! Andaban buscando trabao… él era el que hablaba. Entran en TDragados y Costrusiones, unas ofisinas mu grandísimas, y un hombre que había allí, sería un jefe, se va pá ellos:
-¿Qué desean Vds.?
-Aquí veníamos a ver si hay faena en la empresa.
Le dise el hombre a mi primo (Miguel):
-Por lo menos debía Vd. de haberse quitao la gorra
-Pues ya que no me la he quitao, ya no me la quito, a Vd. ¿qué le parese?
-Pues que no hay trabao
-Pues la gorra no me la quito tampoco.

Transcripción: Luis Torremocha

“LAS COSAS DE EL LUGAR”: “Pajarito”

Aparesió por El Lugar, era de Melilla, había sío corneta. Estaba casao con una hermana de la muer del Merendón. Se colocó d’arriero con Pepe El Sordo.
Hasía de pregonero, salía anunciando: “♫♫ Por orden del Sr. Alcalde…,” antes tocaba una trompetilla, cuando desía lo que fuera remataba: “♫♫ Por lo menos así me lo han dicho a mí. ♫♫ Ustedes haséis lo que queráis”.
(“Repito” era otro pregonero que desía… “y repito,” varias veses. Era la vos de Manuel Perche. Él era un escribiente del Ayuntamiento..., pero El Amo, amo… era él.)
Llevaba Pajarito dos borricos y a uno lo llamaba “PAJARITO”, en ves de Paarito, y “PAJARITO” se le queó a él de nombre.
Echaba delante a Paarito con las angarillas y el borrico salía corriendo, daba unos testarasos y Pajarito: “¡¡no ves, Pajarito va a echar la pared abajo!!”...., trompesaba con una piedra: “¡no ves, Pajarito hasta mueve las piedras!”…
Desía que en este pueblo no había educación. Vivía en El Ventorrillo, llegó a su casa que estaba llena de mosuelos, con su muer acostá, y que s’habían ío tós y no l’habían dao ni las buenas noches.
Una ves le pegó Pepe El M. a un ío de Pajarito, salió la madre peleando con Pepillo: ¡“l’has pegao a mi niño y tu tienes los huevos mu negros!”,
- Bueno, bueno, pero tu no me los vayas a pelar…”

Transcripción: Luis Torremocha

“LAS COSAS DE EL LUGAR”: Juan Berruca, 2ª parte

Una ves sacaron una bersa en la era grande y espacharon d’aventaa, mu tarde ya. Se traeron la bersa con un trastor, la dearon en la puerta: “pá qué la vamos a meter ahora, ya mañana”, estaban jartos y él, Juan Berruca, se queó guardando los sacos tó la noche, los traían contaos: 30 ó 40, los que fueran…
Por la mañana, como era tan gorrón:
-Juan Berruca, ¿quieres un cortaillo, ahí, ancá Cañá
-Vamos allá..
Mientras le escondieron tres o cuatro sacos. A la vuelta:
-Bueno, ¿cuántos sacos venían?
- Diímos que tantos
-Pó aquí faltan sacos
-¡¡Cómo van a faltar, si yo h’estao ensima d’ellos tó la noche!!

Y la pescá… Le desía a Bastiana, su muer, un día que había comprao una pescá: “Ahí tienes a Juanymedio, con tó lo grande que es y no come tanta pescá. ¡¡Los probes siempre hemos comío maimones!!”

“¡Ná má que he sío yo mu malo pá mi casa!,” le gutaba repetir.
La verdá es que le gustaba el juego muchísimo… la muer lo tenía sueto, pero cuando a ella le dio el paralí, ya se hiso el amo y se iba a ugar… le paresía siempre que iba a ganar y lo lamían siempre.

Estábamos en la taberna de Juan Colores y yo le díe (Miguel) a Juan Berruca: “yo cuando bebía eran vasos grandes”. Entonses él: “echa ahí un vaso de vino grande”. Empesó a echarle el vino con el jarrillo y se presentaron dos moscas lias y cayeron en el fondo del vaso… y ni las vió, y se sampó el vino con las moscas y tó… ¡No era mu escrupuloso!

Cuando partía las almendras…echaba las cuartillas con tó el colmo que poía…”voy a ver si encuentro una cuartilla má grande…Juan Cañá tiene una…
”¡¡Chiquillo, era sonao!!”

Transcripción: Luis Torremocha

“LAS COSAS DE EL LUGAR”: Juan Berruca, ahorraor de primera

Estaban él y Juan Cañá quiriendo cobrar la vejé. Cuando llegó la hora, los 65, lo solisitaron. Como eso al otro día no viene, lo mandaban a los pocos meses, Juan:
“Me cago en la mare que lo parió, ¡lo que he pagao es un sello!, qué criminal, lo que mató fue a uno, este Franco no me va a pagar…”
…Y llegó la paguita. ¡Ná má que se le iba a haser tarde!.., a la amaneser estaban los dos en la puerta de la Hermandá, los primeritos…Chiquillo, contentitos, con su dinerito, y desía Juan: “y hablan mal d’él estos sinvergüenzas, ¡que es malo disen!…”
Había montao una taberna. Le sacó Pedro el mono una coplilla, no m’acuerdo mu bien (Miguel):
Juan Berruca Valleos
Tiene porte tabernero,
Son dones que Dios reparte
… …. …
Si no tienes dinero
Vete a beber a otra parte.
…….. …. …..

Es que era mu ahorraor.
Le pusieron “Maisena” porque cuando le pedían una tapilla contestaba:
“Sí, si sus voy a poner maisena”
También, cuando las hambres, habían gentes que si senaban al otro día no se podían desayunar y Juan: “Y mañana… ¡maisena!”
Una ves que Gasolina, el feo, le dío: ¡Maisena!, salió corriendo detrás d’ él y lo vimos: ---Chiquilo, ¿dónde vas con estas bullas?
-Que a dónde voy?... ya sus enterarais, ya lo vereis.
Pero el otro se le escabulló.

Íbamos a escaldar unos garbansos Frasquito Plasa, él y yo (Miguel).Tenía una tierra sembrá de habas y otra de garbansos. Cuando caímos a comer, fuimos a coer habas de lo suyo. “Oyes, no quería… que las del vesino estaban meores y qué sé yo”…
“Claro, ¡estamos contigo y vamos a coer en las del otro!
Coímos y formamos un montón de cáscaras y Juan: “ía, ¡me cago en dios!, ¡¡estas son
maneras de comer habas!!

Una ves fue a la juente Los Pleillos a lavar uno amones, dos, lo vieron Juan el de la Cuella y su yerno y pá reirse un rato le robaron uno. Chiquillo, salió corriendo el camino alante, deseperao y al alcansarlos:
-Mira, lo tienes aquí. Le he dicho a mi yerno: “como tiene dos es que le sobra uno.”
-Sí, si hombre, ya mismo…

Transcripción: Luis Torremocha

“LAS COSAS DE EL LUGAR”: Antonio Pascua, 2ª parte

Se les puso malo uno de los íos, con velosidad en la sangre.
D. Ubaldo le mandó reposo completo y que tuvieran cudiao porque estaba en una edá mu mala pá los tocamientos y eso era fatal pá su debiliá.
Así lo hisieron, sobre tó María; pero un día le dise María: “Mira, Antonio, quéate ahí con el niño, que voy a la tienda.”
Se sentó al lao de la cama Antonio y s’adormiló y enseguía el ío, manos a la obra.
El samarreo del catre lo dispertó:
-¡¡Chisss, mira, qué estas hasiendo!!
-Papá, yo no…, ná…
-¡¡No ná, no; pero sí!!: Ta-ta-ta, tatata tatatá,” mientras alsaba la mano, serrá, imitando los movimientos…¡¡que te estoy sintiendo!!

Fue Chavarrías, el del hombro, a pedirle cinco duros- aquellos tiempos tan malos-. Él estaba atereao cosiendo un serón.
-Mira, Antonio, aquí vengo que está la cosilla mu mala, a ver si me pues prestar sinco durillos
-Me cago en la mar, m’has pillao…
Al rato otra ves:
-Bueno, Antonio, entonses, ¿qué?
-Me cago en la mar… m’has pillao…

-¡¡Cosiendo un serón t’he pillao!!

También fue aquel D. Tomás, el que estaba casao con Dña Acoba, a pedirle sinco duros.
Antonio: Mira no pueo…tengo una casa íos…
Se fue Tomás y salió detrás, por la calle, Antonio, apurao, y también pá ponerse bien puesto:
-¡D. Tomás, D. Tomás!… este que sin mirar pá tras responde:
-¡¡D. Sipote!!
Era D. Tomás mu casaor. Fueron unos pocos a Bocanegra a casar...” allí, en tal sitio nos untamos” y allí comparecieron tos, menos D.Tomás. Se liaron a pegarle voses: Don Tomaaassss, Don Tomaaasss, y ná…Antonio… (O Bastian Billoto) que era má desidío se subió a una piedra: “verás como a mí m’oye”.
-¡Don Embusteroooo!
-¿Qué quieres?
Veis...

Transcripción; Luis Torremocha

“LAS COSAS DE EL LUGAR”: Antonio Pascua

Estaba enseñando a leer a su muer, María. Le ponía las letras por delante, se las señalaba. Desía ella:
-“La o”
-¡No muer!, no t’he dicho que la o no tiene jopo.¡¡ Es la a la que tiene el jopillo!!
-Vamos a ver, ésta
-“La e”
-¡Me cago en dies, ésta es la u! ¡¡Te lo he dicho mil veses!! ¡¡ Que es paresío al lao de unas angarillas!!

Llamó María a mi cuñao (Antonio). “Mira, está que no quiere comer , no habla… así muchos días ya…”
Va a verlo. Estaba sentao en el cuarto de estar, amorrao, y no contestaba a ninguna pregunta; ná, que no. Estaba mu deprimío. Le manda unos medicamentos y cuando va saliendo del cuarto dise Antonio:
“Luiiii, m’enterao que t’has casao con una forastera”

Otra ves, cuando ya s’iba a morir, estabamos, y mi cuñao Luis también, ancá El Brevo y lo llamó ella:
-Ay, Luis, ven: está Antonio má malo…
Estaba acostao, con la cabesa medio tapailla,
Lo ve.
-Le voy a mandar estas pastillas. Veras como se meora
-María: “Ay, Dios lo haga que se meore. ¡Dios quiera que se meore!” Antonio saca la cabesa de las sábanas:
-¡¡No quedrá, María!! ¡¡No quedrá!!

Una noche estaban acostaos y sentían un ruidillo, un silbiillo…
-“No ves, no ves, me cago en el mare que los parió. ¡Son ladrones!” Y era la radio que no habían apagao bien
En una sequía que vino, de noche, estaban acostaos y sintieron las canales...
-“María, está lloviendo. ¡Vamos a celebrarlo!”
A la mañana siguiente el aseite corría por la calle. Se la había roto un bidón de aseite.
“¡¡Pero lo he selebraos yo…, lo he tenío que selebrar también!!

Le desía Juanillo El Coo:
-No, mira Antonio. Tu Pedro, sea como sea, es má gañán que tu
-Sí, sí. Yo lo sé. Las bestias má apañas, él, tó má apañao… ¡Ahora que yo saco má qu’él!

Transcripción: Luis Torremocha

“LAS COSAS DE EL LUGAR”: Garbansito

Estaba Garbansito una ves trabaando en El Calvario, arrancando piedras, él y Galán: los dos, por la mañana trempano. Garbansito hasía poco que se había peleao con la muer, l’había pinchao ella a él con unas tieras.
Estaba allí Pedro El Mono.
Garbansito, a toa la que pasaba: “¡Fulana!, ¿ no me das unas alpargatillas vieas?... Estaba escalso perdío.
A tó el que pasaba le pedía tabaco.
Era el día de S. José. Pedro El Mono lo llamó:
-Alonsico, ven pá cá
-¿Qué quieres, Pedro?
Y le dise:
“Mañanita de S. José
Amanesí sin un cuarto,
Escalso de los dos piés
Sin una hebra de tabaco y
majao de mi muer.”
- ¡Vaya, hombre, qué bonito!,… lo último de la copla es lo que má me gusta, le respondió Garbansito.

Transcripción: Luis Torremocha